Las Sales de Schüssler son doce sales minerales que se hallan en el organismo humano y son imprescindibles para su correcto funcionamiento por lo que la carencia de una o varias de ellas,  puede propiciar la aparición de una serie de disfunciones y trastornos que acaben provocando algunas de las llamadas “enfermedades.

Se utilizan terapéuticamente de forma homeopática para armonizar el metabolismo y estimular su capacidad auto-curativa logrando cada una de ellas la mejora de funciones metabólicas específicas. Con la ventaja de que no hay peligro de excederse en la dosis ya que el cuerpo sólo aprovecha lo que necesita y el resto lo expulsa. No hay por lo tanto efectos secundarios y no se conocen contraindicaciones. Se trata, en suma, de un remedio centenario, natural, de utilidad contrastada y completamente inocuo que se puede utilizar como preventivo o como complemento de cualquier otra terapia o tratamiento.